miércoles, 2 de julio de 2008

Teatro infantil



Hace algunos meses en una de mis tantas visitas a la biblioteca, me encontré con un grupo de pequeños actores que por iniciativa propia querían preparar una obra teatral. No tenían muy claro exactamente qué tipo de obra, pero eso no es importante si existen las ganas de hacer. No pude resistir la tentación y me incorporé al grupo para aportar en lo que se pudiese.
Fue así como conocí a los “Solfamidas”, digo conocí como grupo, porque ya nos habíamos visto en los talleres de arte y pensamiento y en la Biblioteca. Eran chicos de entre 8 y 12 años (digo eran porque después del debut, se ha hecho variopinto en edades y género) y de donde partió su inquietud por hacer teatro, aún es un misterio para mí.
Buscamos una obra muy sencilla para empezar, teníamos marionetas de animales, así es que una fabula sería lo más adecuado, pero como no nos coincidían ni numero de personajes ni animales, la adaptamos. Trabajamos entre tod@s aportando ideas.
Así es como el día 20 de junio a las 20 horas,en la biblioteca de Olivenza, vio la luz “El león y los animales” inspirada en la fabula de Samaniego “El león y la zorra”

Tuvimos muchos ensayos, muchas risas, muchas modificaciones, la compañía de Bárbara (mi hija mayor) que nos ayudó con la música y al final muchos nervios, pero nos arropó en el debut un público familiar y cariñoso. Quedamos tod@s muy felices.

Dejo fotografías para que puedan ver el teatro de marionetas en acción y una síntesis de las aportaciones que tiene el teatro en beneficio de la infancia.
Cariños todos.

¿Qué aporta el teatro infantil a los niños y niñas?
El teatro se ha convertido en una gran herramienta de aportes invalorables. De una forma inmediata y amena, conecta a niños y niñas con el mundo del arte y le abre las puertas de la sensibilidad estética, de la reflexión, de la capacidad de emocionarse, reírse y llorar, de comprender diferentes visiones y realidades de la vida y del mundo. Abre las puertas al conocimiento, a la cultura y a historias sin fronteras. Al mismo tiempo que el teatro invita a los niños al pensamiento y a la reflexión, también los atrae a la diversión. El teatro es un lenguaje que trabaja con la literatura, la música, la pintura, la danza, el canto, y el mimo. A través de esos elementos, una buena obra de teatro produce admiración, excitación y deseo de volver a verla.
Por qué llevar a los niños y niñas al teatro
El teatro les abre las puertas a la creación, al cuento, y a la historia. Las experiencias del sentido, de la atención, visión, y auditivas, aportan una riqueza artística y cultural a los niños. Existen diferentes tipos de obras infantiles. Los cuentos clásicos, las obras musicales, las distintas danzas, teatro de marionetas, son algunos de los estilos que ofrece el teatro infantil y seguramente los niños y niñas se sentirán más atraídos por una o por otra. El teatro hace con que el niño/a ejercite su propio pensamiento al esforzarse para entender lo que quiere decir la obra. La mejor edad para empezar a llevar a los niños/as al teatro es a partir de los 3 o 4 años. Al principio, ellos tendrán dificultad para entender lo que se quiere decir en la obra. Cuando son muy pequeños/as, es recomendable que antes de llegar al teatro, les expliquemos cómo es el teatro, qué obra verán, los actores, y en que se difiere el teatro de la televisión o del cine, por ejemplo. A medida que van creciendo, los niños se van enterando más. Lo importante es que lleves a tu hijo/a a ver, siempre, una obra que está dirigida hacia su edad, y así lograr un interés y una atención adecuados.


Beneficios del teatro infantil para los niños y niñas
Con el teatro el niño o la niña adquiere autoestima, respeto, aprende a convivir en grupo, conoce y controla sus emociones, disciplina y constancia en el trabajo, y también aprende a desenvolverse ante el público. El teatro puede, además:- reforzar las tareas académicas como la lectura y la literatura.- actualizar al niño/a en materias como lenguaje, arte, historia.- ayudar en la socialización de los niños/as, principalmente a los que tenían más dificultad para comunicarse- mejorar la puntualidad y la atención de los niños/as- transmitir y inculcar valores- llevar los niños/as a la reflexión- permitir a que los niños/as usen todos sus sentidos- motivar el ejercicio del pensamiento- estimular la creatividad y la imaginación- hacer que se sientan más seguros- aumentar la autoestima - hacer que los niños y niñas jueguen con la fantasía. La mejor edad para que los niños/ niñas empiecen a acudir a las clases de teatro es a partir de los 5 años de edad. A esta edad, el niño podrá leer, entender, y su poder de memoria es alto. Los niños/as absorben todo lo que escuchan.

Teatro es educación y diversión
El hecho de que el niño/a empiece a hacer teatro no quiere decir que él/ella se convertirá en un actor/actriz. Los niños/as, en el teatro infantil, no hacen teatro ni aprenden teatro. Ellos/ellas juegan a crear, a inventar, y aprenden a participar y a colaborar con el grupo. Las clases de teatro infantil son terapéuticas y socializadoras. Los trabajos en grupo, los ejercicios psicomotores y el contacto físico entre los compañeros/as, son la base de la educación dramática. El teatro es un campo inagotable de diversión y de educación a la vez. A los más pequeños/as, el teatro no debe estar restricto a la representación de un espectáculo. El teatro infantil no se trata de promocionar y crear estrellitas. Debe ser visto como una experiencia que se adquiere a través del juego.
Fuentes consultadas:- El teatro para niños, de Nora Lía Sormani- Eduteka.org

4 comentarios:

berto xxx dijo...

Having fun reading of your blog.


berto xxx

Anónimo dijo...

Hola Daniela (Pili): muy interesante e instructivo lo que haces, me anima a continuar algo parecido que hago con y para mis hijos en "El Casero del Libro" y la Bibloteca Municipal de Valdivia. Mi hija Gabbiannella presentó un par de poemas y con Karim han participado de cuentos con pintura. Recibe nuestro abrazo desde Chile.

Daniela dijo...

Me gustaría mucho conecer la experiencia "El casero del libro", tal vez me estoy equivocando pero me suena a feria ¿podría ser de esos el casero? Me lo estoy imaginando y me resulta genial. Te agradeceré que nos cuentes con detalles.
Gracias por visitar el blog.
Reciban el cariño de siempre.
Daniela.

Anónimo dijo...

Sí. se llama de ese modo porque comenzó con libros en unos canastos en la Feria Fluvial de Valdivia, préstamos en medio de las frutas y verduras y frente a los puestos del pescado fresco en el río Valdivia. >Suena locura verdad ?, pero resultó todo un éxito.

Jorim