jueves, 2 de julio de 2009

Siguiendo la huella…


Del libro “El arte de contar cuentos” de Sara C. Bryant empezaremos por hablar del valor educativo de estos.
Al pensar en el cuento como una obra de arte entendemos que su valor es subjetivo, que prácticamente no tiene limitaciones en cuanto a estética y recursos y que su objetivo principal es ser un aporte alegre, nutritivo y estimulante para el espíritu; y es desde este punto que somos capaces de percibir el valor intrínseco que cada cuento tiene ya sea por su contenido ilustrativo y educativo, como por el arte con el que ha sido creado.
Si la sola palabra arte no significa aporte a la cultura estamos sobre un camino pedregoso y debemos replantearnos la figura del cuento.
“Érase una vez, Había una vez y como dice una amiga En el ayer del ayer”, así empieza el suave arrullo de la voz que da vida a la historia, a las imágenes, a las ideas, a la fantasía, a los sueños, a las añoranzas, a los miedos, a las sonrisas, a las lágrimas…las imágenes que van tomando forma en nuestra mente, que hacen de la historia contada una historia vivida, esas son la expresión del arte en su totalidad. Por que a diferencia de otras representaciones artísticas, el cuento nace cuando es oído y escuchado. La forma que toma en ese momento es la que designará su nuevo dueño, el oyente.
¿Qué ha representado Cenicienta para generaciones? Sin duda cada oyente ha dado a este cuento un significado propio en cada etapa de su vida y en cada momento histórico. Es que el arte es dinámico como las personas y cambia de marco según cambian las gentes (para muestra la fotografía).
¿Cuentos de Hadas? En el siguiente post.
Abrazos siempre.

2 comentarios:

Ipe dijo...

Yo también ando leyendo sobre esto de los cuentos... y he encontrado la formula que usaban en Persia para empezar a narrar. La he leído en ingles, idioma que como ya sabes me es muy ajeno, pero JC me ha ayudado, creemos que se podría traducir como:

Había ser y no ser, no había nada sino Dios

A mi me parece súper lindo... pero creo que en los tiempos que corren, no sería muy bien aceptado por el publico adulto, aunque siempre se puede explicar antes ¿cierto?

Cariños inmensos,

Daniela dijo...

¡Hermoso y sumamente filosófico!
Ahhh los adultos que siempre estamos poniendo peros, como si nuestro saber fuera absoluto.
Es un tema que tocaré más adelante de manera más amplia, "el aporte cultural". Rechazar este inicio es rechazar también a la cultura que lo forjó ¿y no es eso "muy inculto e inmaduro"?
Me alegro que te estés poniendo con el inglés, creo que no es tan complicado, el punto en mi caso es que tengo memoria de pez y el vocabulario se me escapa en la inmensidad del mar, je je.
bs.